Archivos Mensuales: septiembre 2014

La porción femenina de Dios. Leonardo Boff

La porción femenina de Dios

2014-09-07


Cierta madrugada, insomne, retomé mi trabajo habitual en el ordenador. De repente, me pareció haber oído, no sé si del mundo celestial o si de mi mente en estado alterado, una voz como un susurro, que me decía: “Hijo, voy a revelarte una verdad que ha estado siempre ahí, en mi evangelista Lucas, pero que los ojos de los hombres, cegados por siglos de patriarcalismo no podían ver. Se trata de la relación íntima e inefable entre María y el Espíritu Santo”. Y la voz seguía susurrando: “Aquel que es tercero en el orden de la Trinidad, el Espíritu Santo, es el primero en el orden de la creación. Él llegó antes al mundo; después vino el Hijo de Dios. Fue el Espíritu Santo, aquel que flotaba sobre el caos primitivo, y el que sacó de allí todos los órdenes de la creación. De ese Espíritu creador, se dice por mi evangelista Lucas: vendrá sobre ti, María, y armará su tienda sobre ti, por eso el Santo engendrado será llamado Hijo de Dios. Armar la tienda, como sabes, significa morar, habitar definitivamente. Si María, perpleja, no hubiese dicho su fiat, hágase según tu palabra, el Hijo no se habría encarnado y el Espíritu Santo no se habría feminizado.

Mira, hijo, lo que te estoy diciendo: El Espíritu vino a morar definitivamente en esta mujer, María. Se identificó con ella, se unió a ella de forma tan radical y misteriosa que en ella comenzó a plasmarse la santa humanidad de Jesús. El Espíritu de vida produjo la vida nueva, el hombre nuevo, Jesús. Para ti y para todos los fieles está claro que lo masculino a través del hombre Jesús de Nazaret fue divinizado. Ahora vete al evangelio de san Lucas y constatarás que también lo femenino a través de María de Nazaret fue divinizado por el Espíritu Santo. Él armó su tienda, es decir, vino a morar definitivamente en ella. Date cuenta que el evangelista Juan dice lo mismo del Hijo: Él armó su tienda en Jesús. No es el Espíritu, susurra la misma voz, que toma al profeta para una determinada misión y, cumplida esta, termina su presencia en él. Con María es diferente. Viene, se queda, y no se va jamás. Ella es elevada a la altura del Divino Espíritu Santo. De ahí que, lógicamente, el Santo engendrado será llamado Hijo de Dios. Es el caso de María. No sin razón es la bendita entre las mujeres.

Hijo, esta es la verdad que debes anunciar: por medio de María, Dios mostró que además de ser Dios-Padre es también Dios-Madre con las características de lo femenino: el amor, la ternura, el cuidado, la compasión y la misericordia. Estas virtudes están también en los hombres, pero encuentran una expresión más visible en las mujeres.

Hijo, al decir Dios-Madre descubrirás la porción femenina de Dios con todas las virtudes de lo femenino. Jamás olvides que las mujeres nunca traicionaron a Jesús. Le fueron fieles hasta el pie de la cruz. Mientras sus discípulos, los hombres, huyeron, Judas lo traicionó y Pedro lo negó, ellas mostraron un amor fiel hasta el extremo. Ellas, mucho antes que los apóstoles, fueron las primeras en dar testimonio de la resurrección de Jesús, el hecho mayor de la historia de la salvación.

Lo femenino de Dios no se agota en su maternidad, sino que se revela en lo que hay de intimidad, de amorosidad, de gentileza y de sensibilidad, perceptibles en lo femenino. No permitas que nadie, por ninguna razón, discrimine a una mujer por ser mujer, aduce todas las razones para que sea respetada y amada, pues ella revela algo de Dios que solamente ella, junto con el hombre, puede hacer a mi imagen y semejanza. Refuerza sus luchas, recoge las contribuciones que ella aporta a la sociedad, a las Iglesias, al equilibrio entre hombre y mujeres. Ellas son un sacramento de Dios-Madre para todos, un camino que nos lleva a la ternura de Dios. Ojala las mujeres asuman su porción divina, presente en una compañera suya, María de Nazaret. Llegará el día en que caigan las escamas que cubren vuestros ojos y entonces hombres y mujeres os sentiréis también divinizados por el Hijo y por el Espíritu Santo”.

Al volver en mí, sentí en la claridad de mi mente cuanto de verdad me había sido comunicado. Y, conmovido, me llené de alabanzas y de acción de gracias.

MOSAICO, 4-IX-014

 

(La Piedad. El Bando patrio)

Martínez Campos, 4-IX-014

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 4 de Septiembre.- HONOR A QUIEN honor merece, y si el Presidente Enrique Peña Nieto logró aglutinar consensos para en diálogo y negociaciones instrumentar reformas, qué bien para el país. Reformas, estas publicitadas y todas las que vengan, siempre provisionales mientras no se logre un equilibrio facilitador de la gran utopía de un México y un mundo realmente justos, en los que no tenga por que lucharse contra el hambre de millones, porque el hambre y la miseria, propiamente no existirán. O para ser realistas, en gran parte serán atenuadas por lo menos y haya desaparecido para siempre la posibilidad de que unos se hagan millonarios, en miles y miles de millones, contra los miles y millones de marginados que no alcanzaron ser cobijados por el decantado “crecimiento” que tanto gusta pregonar a la clase política. LA CLASE POLÍTICA aplaudidora en favor de la cual se hizo de la plataforma simbólica de la Plaza de la Constitución, un gigantesco estacionamiento que como “efecto demostración”, dicen los que saben de esto, haga  pensar a los peatones: muy bien, “andan a pie” nuestros próceres de la democracia representativa, muy vinculada desde luego a la  plutocracia del poder real, el del dinero. Y a ver si esa clase política aplaudidora, es capaz de apoyar al Presidente cuando éste instrumente los programas sociales que mitiguen la necesidad y carencia de las poblaciones menesterosas. MUY APLAUDIDO EL anuncio del nuevo aeropuerto. Habría de verse si cuando el Presidente Fox se desistió de construirlo, errores aparte, no fue por la presión soterrada de aquella misma clase política otrora aplaudidora a ciegas de todo lo que salía del Ejecutivo. Hay cambios que no sabe uno ni de dónde vienen ni hacia dónde van. Pero las administraciones panistas no fueron en balde y algo pudo quedar de la escuela democrática en la que aprendió el panismo durante sus años de lucha cívica. Las cosas, pues, se facilitaron y qué bueno, para nuestro, digo nuestro, actual Presidente. Es de recordar la lección de El y del entonces Presidente Felipe Calderón, cuántas reuniones sostuvieron, cuando tal vez, dentro de las formalidades de rigor en estos casos, hubieran bastado para facilitar la transición, una o dos a ese nivel y dejar lo demás a los respectivos equipos. Y CLARO, BIEN por el aeropuerto, para el país por supuesto y para quienes pueden viajar. Y bien que haya triunfado la política para, ahora sí, poder  construirlo. Pero contribuirá, aún sin quererlo, a fortalecer el gigantismo de la ciudad de México, cuyos males se remontan a poco después de la Noche Triste, cuando cayó la Gran Tenochtitlán y el conquistador estableció allí su poder, empezó a profanar las sus tranquilas aguas y se llegó siglos después a desecar el lago, facilitar tolvaneras, construir sobre tierra falsa y facilitar ahora que las zonas sísmicas se desquiten de nuestros errores provocando tremendos terremotos. Lo que ahora parece hacerse en favor de los aviones, como se hizo hace años con los pasos a desnivel, a favor del automóvil, fomentando una vez más el gigantismo. Pero no fue posible la gran descentralización, cuando el autoritarismo presidencial lo podía todo. El problema se difirió por siglos y siglos. ESTÁN AL DÍA otros problemas, otras dificultades,  de lo que nos dan cuenta los medios: en el Río San Juan, de Cadereyta, Nuevo León, un derrame de hidrocarburos; en Sonora, siete municipios y miles de pobladores en ellos, afectados por el derrame de químicos procedentes de una empresa minera; en Veracruz, otro derrame de combustible sobre  un arroyo; y una mortandad de peces en una laguna jalisciense, posiblemente debido a desechos urbanos. Y esos fenómenos de tormentas con granizadas, abundancia de aguas, en el D.F. Y los huracanes que acechan nuestro territorio, por ambos litorales. PERO ESTOS ÚLTIMOS fenómenos  ¡Son más fáciles de resolver!, aparte de atrapar a presuntos ladrones de combustible y castigarlos y hacerlos que paguen o multar a quien atente contra bienes comunes. Pero las amenazas ambientales son contra todos y motivan, estimulan a formar comunidad, activar liderazgos locales, al trabajo en común y, claro, todo vigorizado por la pronta respuesta, y es de esperarse que la haya, de autoridades de todos los niveles y la cooperación efectiva, solidaria, que abunda, de quienes disponen de más bienes. Lo vimos en la ciudad de México quienes vivimos y sufrimos los terremotos del 85 y lo viven pobladores en casos de desastre (aun cuando a veces no falten abusivos oportunistas). Y en esto de la vida comunitaria, nos dan ejemplo las poblaciones indígenas. Y vistos y vividos de lejecitos, los huracanes son una bendición, nos dejan agua. Lo del deterioro ambiental y cambio climático, es otro cantar. Tendremos tiempo y creatividad para defendernos de esos fenómenos, por siglos de siglos. Y algunas décadas para exorcizar sus peligros. (www.losnuevostiempos.wordpress.com ).

 

El socialismo no se ha ido al limbo. Leonardo Boff

El socialismo no se ha ido al limbo
01/09/2014

Nuestra generación ha visto caer dos muros aparentemente indestructibles: el muro de Berlín en 1989 y el muro de Wall Street en 2008. Con el muro de Berlín se derrumbó el socialismo que existía realmente, marcado por el estatismo, el autoritarismo y la violación de los derechos humanos. Con el muro de Wall Street, se deslegitimó el neoliberalismo como ideología política y el capitalismo como modo de producción, con su arrogancia, su acumulación ilimitada (greed ist good = la avaricia es buena), al precio de la devastación de la naturaleza y de la explotación de las personas.

Se presentaban como dos visiones de futuro y dos formas de habitar el planeta, incapaces ahora de darnos esperanza y de reorganizar una convivencia planetaria en la cual puedan caber todos y que asegure las bases naturales que sustentan la vida en grado avanzado de erosión.

En este contexto resurgen, ya sean las propuestas vencidas en el pasado pero que pueden tener ahora posibilidad de realización (Boaventura de Souza Santos), tales como la democracia comunitaria y el “buen vivir” de los andinos, ya sean las del socialismo originario, pensado como una forma avanzada de democracia.

El capitalismo realmente existente (la sociedad de mercado) lo descarto de antemano, porque es tan nefasto que de continuar con su lógica devastadora puede liquidar la vida humana sobre el planeta. Hoy funciona solo para una pequeña minoría: 737 grupos económico-financieros controlan el 80% de las corporaciones transnacionales y, dentro de ellos, 147 grupos controlan el 40% de la economía mundial (según datos del famoso Instituto Tecnológico Suizo), o los 85 más ricos que acumulan el equivalente de lo que ganan 3.057 millones de pobres del mundo (Informe de Oxfam Intermón de 2014). Tal perversidad no puede prometer nada para la humanidad sino depauperación creciente, hambre crónica, sufrimiento atroz, muerte prematura y, en el límite, el armagedón de la especie humana.

El socialismo, asumido en Brasil por varios partidos, particularmente el PSB del lamentado Eduardo Campos, tiene algunas oportunidades. Sabemos que su nacimiento se encuentra entre activistas cristianos, críticos de los excesos del capitalismo salvaje, como Saint-Simon, Proudon y Fourier, que se inspiraron en los valores evangélicos y en lo que se llamó «La Gran Experiencia» que fueron los 150 años de la república comunista cristiana de los guaranís (1610-1768). La economía era colectivista, primero para las necesidades presentes y futuras y el resto para la comercialización.

Un jesuita suizo Clovis Lugon (1907-1991) expuso apasionadamente el intento en su famoso libro: “La república guaraní: los jesuitas en el poder” (Paz e Terra 1968). Un procurador de la república, el brasilero Luiz Francisco Fernandez de Souza (*1962) escribió un libro de mil páginas: “El socialismo: una utopía cristiana”. Personalmente vive los ideales que predica: hizo voto de pobreza, se viste sencillísimamente y va al trabajo en un viejo Volkswagen escarabajo.

Los fundadores del socialismo (Marx pretendió darles un carácter científico contra los otros a los que llamaba utópicos) nunca entendieron el socialismo como simple contraposición al capitalismo, sino como la realización de los ideales proclamados por la revolución burguesa: la libertad, la dignidad del ciudadano, su derecho al libre desarrollo y la participación en la construcción de la vida colectiva y democrática. Gramsci y Rosa de Luxemburgo veían el socialismo como la realización plena de la democracia.

La pregunta básica de Marx (abstrayendo la construcción teórico-ideológica discutible que creó alrededor de eso) era: ¿por qué la sociedad burguesa no consigue realizar para todos los ideales que proclama? Produce lo contrario de lo que quiere. La economía política debería satisfacer las demandas humanas (comer, vestir, vivir, instruirse, comunicarse, etc.), pero en realidad atiende a las necesidades del mercado, en gran parte inducidas artificialmente y su objetivo es el lucro creciente.

Para Marx la no consecución de los ideales de la revolución burguesa no se debe a la mala voluntad de los individuos o de los grupos sociales. Es consecuencia inevitable del modo de producción capitalista. Este se basa en la apropiación privada de los medios de producción (capital tierras, tecnología, etc.) y en la subordinación del trabajo a los intereses del capital. Tal lógica desgarra la sociedad en clases, con intereses antagónicos, repercutiendo en todo: en la política, en el derecho, en la educación etc.

En el orden capitalista, las personas tienden fácilmente, lo quieran o no, a volverse inhumanas y estructuralmente «egoístas», pues cada cual se siente urgido a cuidar primero de sus intereses y solamente después de los intereses colectivos.

¿Cual es la salida pensada por Marx y seguidores? Vamos a cambiar de modo de producción. En lugar de la propiedad privada, vamos a introducir la propiedad social. Pero cuidado, advierte Marx, el cambio del modo de producción todavía no es la solución. No garantiza la nueva sociedad, solo ofrece posibilidades de desarrollo de los individuos, que ya no serían medios y objetos sino fines y sujetos solidarios en la construcción de un mundo con verdadero rostro humano. Incluso con estas condiciones previas, las personas tienen que querer vivir según las nuevas relaciones, de lo contrario, no surgirá la nueva sociedad. Dice todavía más: «la historia no have nada; es el ser humano concreto y vivo el que have todo…; la historia no es otra cosa que la actividad de los seres humanos buscando sus propios objetivos».

Mi valoración es: iremos hacia una crisis ecológico-social de tal magnitud que, o asumimos el socialismo con modo humanístico o no tendremos cómo sobrevivir.

Ranchito Acuario, una Ecoaldea en marcha: Autogestión y Permacultura en México

Liberación AHORA

ranchito2ranchito1Ranchito Acuario es un reflejo del nuevo paradigma de Humanidad, hoy en fase embrionaria

Ecoaldea Ranchito Acuario: Una opción más acorde con la Madre Tierra

En Voces Comunitarias

Hoy nos abre las puertas de su espacio Paco, un español que lleva casi cuatro años afincado en México. Viene del otro lado del Océano con un proyecto orientado a generar una pequeña comunidad ecológica, tan feliz y autosustentable como sea posible.

Fotos: Ranchito Acuario

Mientras fluye y se crea esta pequeña ecoaldea, el proyecto está enfocado a crear un espacio demostrativo de un tipo de vida más sano, respetuoso y consciente, algo opuesto al aberrante sistema de consumo compulsivo que nos rodea, y que está dispuesto a acabar con este planeta mucho antes de lo que nos imaginamos.

Con una extensión de casi cinco Hectáreas, el Ranchito Acuario está ubicado a siete kilómetros al Sur de Amealco (estado de Querétaro, México)…

Ver la entrada original 2.054 palabras más

La Reinvención de las Naciones Unidas, una Organización indispensable. Miguel D’ESCOTO y Leonardo BOFF

Silviano's Weblog

(Tomado de Logos, 118)
La reinvención de Naciones Unidas, una Organización indispensable

Miguel D’ESCOTO y Leonardo BOFF

Afirmamos que Naciones Unidas es una Organización indispensable para la salvación del mundo a pesar de que estamos plenamente conscientes del poco éxito que ha tenido en todo el tiempo de su existencia. Esto no obstante, las instituciones deben ser evaluadas no por el número de cosas “buenas” que pueden haber hecho. La evaluación de toda institución siempre deberá ser basada en el cumplimiento o logro de su razón de ser. De hecho, cosas que objetivamente pueden ser buenas, institucionalmente, pueden llegar a ser consideradas sin éxito y darnos la engañosa ilusión de que todo marcha bien. Naciones Unidas fue creada con un único propósito: detener lo que se temía era una racha irreversible de conflictos bélicos como las dos grandes en la primera mitad del siglo XX. Se pensó que había que…

Ver la entrada original 3.464 palabras más

Que Francisco supera la fractura con la Teología de la Liberación

(Tomado de Religión Digital. http://www.periodistadigital.com/religion/ )

Leonardo Boff o D’Escoto colaboran con el Papa en su encíclica sobre Ecología

Francisco supera la fractura con la Teología de la Liberación

El trabajo con los más pobres y los desheredados, claves para esta “rehabilitación”

Redacción, 02 de septiembre de 2014 a las 10:32

En agosto, el Papa reafirmó su apoyo a la causa por la beatificación del arzobispo de San Salvador , Óscar Romero, “un hombre de Dios”, defensor de los campesinos sin tierra, asesinado en 1980 por un comando de extrema derecha

/>

Teología de la Liberación

¿Cuenta la teología de la liberación con el respaldo del Papa? Más que una rehabilitación, Francisco pretende superar una fractura del pasado cercano de América Latina entre partidarios y adversarios, tendiéndoles la mano a los más pobres, según los observadores del Vaticano.

Varios gestos recientes han parecido corroborar la intención de una cercanía por parte de la Iglesia a esta corriente del pensamiento cristian , nacida en América Latina en los años 70, que defiende la causa de un clero más cercano a los pobres y desheredados.

En agosto, el Papa reafirmó su apoyo a la causa por la beatificación del arzobispo de San Salvador , Óscar Romero, “un hombre de Dios”, defensor de los campesinos sin tierra, asesinado en 1980 por un comando de extrema derecha.

En julio levantó la prohibición para celebrar misa al padre Miguel D’Escoto Brockmann, exministro de Relaciones Exteriores del gobierno sandinista de Nicaragua.

Antes de eso recibió a uno de los “padres” de la teología de la liberación, el sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, quien siempre tuvo una concepción moderada de esa. Desde septiembre pasado, la firma de Gutiérrez puede ser publicada en el diario del Vaticano , L’Osservatore Romano.

En la prensa vaticana, varios expertos señalaron que Juan Pablo II y Benedicto XVI nunca rechazaron “la opción por los pobres” contenida en esta teología, sino lo que denominaban sus derivas marxistas.

Esta teología causó una fractura en el clero y episcopado latinoamericanos, durante la Guerra Fría y luego de esta. Hace 15 años murió el obispo brasileño Helder Câmara,figura emblemática de una iglesia de los pobres, pero quien no contaba con los favores de Roma.

Francisco podría encontrarse en breve con Leonardo Boff. Según planteaba el teólogo brasileño en una reciente entrevista, el Papa “me manifestó el deseo de un encuentro. Me pidió textos sobre ecología, y una propuesta que elaboré -junto a D´Escoto y el sacerdote belga Francois Houtart- de ‘Declaración Universal del Bien Común de la Tierra y de la Humanidad’, ante la ONU. Se lo envié a través del Embajador argentino ante el Vaticano, Juan Pablo Cafiero. Espero que nos podamos reunir pronto”